Olvidó su Contraseña?
Crear Cuenta
slide 3

Hockey Césped

Todo lo que necesitas saber sobre lo que ocurre en el CDUC

Hockey Césped

Su principal objetivo es enseñar y entrenar a los deportistas de la rama, desde su etapa de Escuela (6 a 8 años) hasta su etapa adulta. Funciona con un total cercano a los 230 deportistas, damas y varones, en todas sus categorías, más una Escuela compuesta por aproximadamente 50 alumnos. Hoy es la Rama más grande del Club. Para más información sobre la rama y escuela, click aquí.


El delantero del Hockey UC y la selección chilena

Nicolás Bravo es uno de los delanteros del equipo de hockey UC que se consagró campeón del Torneo Apertura B. Llegó al club hace 7 años gracias a los logros que a corta edad consiguió. Debido a la última campaña de Católica, el cruzado fue nominado nuevamente a la selección chilena adulta. Algo que considera como una segunda oportunidad.

El Hockey UC por segundo año consecutivo se coronó campeón del Torneo Apertura B. El equipo que se mantuvo invicto durante todo el campeonato, está compuesto por un grupo de jugadores y amigos que llevan varios años jugando juntos. Uno de ellos es el delantero Nicolás Bravo, el que fue llamado recientemente a jugar por la selección.

Nico, como le dicen sus cercanos, tiene 21 años y estudia Kinesiología en la Universidad del Desarrollo en San Carlos de Apoquindo. Para él, combinar los estudios con los entrenamientos en la UC no ha sido fácil, y ahora representar nuevamente a Chile será todo un desafío.

Su historia con este deporte comenzó a los 11 años, cuando conoció el hockey a través de un taller que se implementó en el Colegio Simón Bolívar, institución municipal de Las Condes donde él estudiaba. “Yo no lo conocía, nunca antes lo había jugado, entré por un tema de sobrepeso. Quería probar algo nuevo para poder enfrentar ese problema. Así que tomé la oportunidad que nos dio el colegio”, recuerda Nicolás Bravo.

Los logros para el primerizo jugador no se hicieron esperar. En aquella época, la Municipalidad de Las Condes quería generar una selección de hockey con alumnos de diversos colegios de la comuna. Ahí Nicolás conoció a varios de los jugadores que hoy son sus compañeros en la UC, pero además comenzó a adquirir un gusto por el deporte a causa de su buen desempeño.

Sin embargo, aquel equipo conformado por deportistas de colegios municipales no prosperó. “El hockey es un deporte de elite. La selección de Las Condes no tenía muchos recursos, incluso a nosotros nos costaba costear las cosas. Por lo mismo esa selección quebró”, comenta el hockista.

Fue en ese momento cuando apareció el Club Deportivo Universidad Católica, el que ofreció becas para varios de esos deportistas.

“La Católica nos abrió las puertas. Yo había participado en seleccionados nacionales inferiores por lo que venía con un curriculum un poco más extenso. Por eso, la UC me becó en un 100%, beneficio que tengo hasta el día de hoy”, cuenta Nicolás.

El hockista llegó a la institución cruzada el 2010 donde se consolidó como delantero después de haber probado en el medio campo y defensa. Con 14 años comenzó a tener participaciones en el equipo adulto, donde forjó su carácter en la cancha y su estilo de juego. Esas actuaciones le permitieron el 2013 ser nominado por primera vez a la selección chilena adulta, que jugó los juegos bolivarianos de Perú. En aquella oportunidad Chile consiguió el segundo lugar y Nicolás Bravo se consagró como el tercer mejor goleador del torneo.

En esos años el equipo adulto del Hockey UC se encontraba en la primera división, y peleaba constantemente las finales y semifinales del campeonato. Fue recién el 2016 cuando el Club Deportivo Universidad Católica descendió a la segunda categoría del torneo nacional de hockey. “Tuvimos mala suerte. En ese entonces muchos jugadores se retiraron y los que quedamos fuimos muy pocos. No teníamos más de doce deportistas en la planilla. Fuimos hasta Concepción para jugarnos la permanencia en primera, pero lamentablemente no lo logramos”, recuerda el delantero.

Ese mismo año, Nicolás Bravo junto a otros compañeros fueron citados a la selección nacional sub 21, la que disputó el Campeonato Panamericano en Toronto. El equipo consiguió el tercer lugar tras vencer a Canadá. Con esa actuación, el delantero cruzado fue nominado nuevamente a la selección adulta.

Los entrenamientos se intensificaron, los viajes se volvieron más recurrentes, en ciertas oportunidades Bravo tenía concentraciones y casi no existía el tiempo libre. Sin el apoyo de su universidad, el deportista cruzado tuvo que faltar en más de una ocasión a clases, lo que le significó perder un año y tener que dejar la selección.

“Cada asignatura tiene reglamentos internos, y en algunas existe una cierta cantidad de clases a las que se puede faltar. Como yo jugaba por Chile falté varias veces y a pesar de que nunca reprobé un ramo, terminé por perder el año igual. Eso, sumado a que estudio con CAE fue la razón por la que tuve que dejar al equipo y concentrarme en la universidad”, explica el cruzado.


Nicolás Bravo se enfocó en seguir con su carrera profesional. Combinó sus estudios, con la práctica en el Hospital Padre Hurtado y los entrenamientos con su familia cruzada.

Los jugadores del plantel de Hockey UC son todos amigos y se consideran hermanos. Entrenan martes y jueves a partir de las 19.30 horas. La duración depende de los requerimientos de cada partido, pero pueden estar hasta las 12 de la noche. Después de eso, en ciertas ocasiones Nicolás llega a su casa a estudiar.

“Acomodarse a los tiempos es complejo y combinar el deporte con el estudio también, sobre todo porque en este país es difícil encontrar una universidad que te apoye. Todo lo he logrado en base a esfuerzo. Por lo menos ahora, el 2017 tengo menos carga que años anteriores. Además, en lo personal pololeo con una hockista del club. Así que tratamos de aprovechar la mayor cantidad de tiempo libre. Nos acompañamos a los entrenamientos y partidos. Tratamos de adaptarnos lo mejor posible a la situación”, agrega Nicolás Bravo.

Por su parte, el desempeño tanto de él como del equipo durante esta temporada le ha significado al delantero cruzado más de una alegría. Se consagró campeón del Torneo Apertura B, disputará el partido de liguilla que le podría permitir el ascenso, y además, tendrá otra oportunidad con la selección chilena debido a una nueva nominación.

“Como deportista siempre he querido representar a Chile y estar presente en todas las oportunidades y competencias que existan. Sin embargo, esta instancia en sí me lo he tomado como una situación de aprendizaje y crecimiento. Estoy recién reintegrándome a un proceso luego de estar ausente más de 6 meses. Así que me lo he tomado con calma”, dice el hockista chileno.

Junto a sus compañeros, Nicolás Bravo está a la espera de un rival para jugar la liguilla de ascenso. Después de la última derrota que sufrió la UC en estas instancias, el equipo ha puesto sus esfuerzos en conseguir una revancha. El objetivo del grupo y de Bravo es claro: volver a primera división.


 

Publicado por